Skip to main content

Articles by Octavio Esqueda



  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    El gran educador Antonio del Corro (Sevilla, 1527-Londres, 1591) es quizá una de las figuras más importantes y a la vez menos conocidas de la reforma española. Es también un ejemplo a imitar para todos los que seguimos a Cristo y sobre todo para los que nos dedicamos a servirle a través de la enseñanza. El historiador Emilio Monjo se refiere a Antonio de Corro como “un personaje que refleja el talante de la Reforma española en cuanto a su libertad de pensamiento y palabra: una iglesia que había nacido libre por la acción de la Escritura, y que se mantuvo libre con la Escritura también en su exilio europeo".

  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    Hace ya varios años escuché una frase que me ha hecho pensar constantemente y que refleja uno de los mayores peligros que enfrentan los líderes cristianos. La frase dice así: “es importante no estar tan ocupado en la obra de Dios que nos olvidemos del Dios de la obra”. El problema no es el servicio a Dios sino el enfoque y, en muchos casos, la motivación que nos mueve al servicio. Estoy convencido que uno de los pecados principales de muchos líderes es el énfasis obsesivo por el trabajo y, por lo tanto, el descuido de lo esencial y verdaderamente importante como Dios, la familia y el cuidado personal.

  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    ¿Por qué las cosas son como son? ¿Dónde está Dios cuando el mundo lo ignora a Él y a sus principios? Cuando Dios actúa, ¿por qué hace Él lo que hace? Todos nos hemos hecho alguna vez preguntas difíciles respecto a Dios y a nuestra fe. En muchas ocasiones, lo que vemos aparentemente no concuerda con lo que creemos acerca de Dios. ¿Qué hacer en estas circunstancias? En Habacuc encontramos un libro bíblico que nos muestra un modelo para enfrentar estos momentos y acrecentar nuestra fe en el Dios que sostiene el universo con su poder.

  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    Esta semana se conmemoran los días más importantes para el cristianismo y, por consiguiente, para todo el mundo. La muerte y resurrección de Jesucristo marcan el eje central de nuestra fe. Durante la semana santa recordamos la muerte de Jesús en la cruz por nuestros pecados y su victoria sobre la muerte a través de su gloriosa resurrección.

  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    Recuerdo que el pastor de la iglesia donde crecí repetía constantemente esta frase “el amor es un producto de la voluntad”. Estas palabras se convirtieron en una expresión común en la iglesia y se mencionaban constantemente en diferentes contextos. Me parece que lo que el pastor quería comunicar era que la acción de amar está basada principalmente en una decisión y no solamente en emociones. Nuestras emociones cambian, pero cuando decidimos amar a Dios y a nuestro prójimo independientemente de nuestro estado de ánimo entonces estamos así cumpliendo la ley de Cristo. Estoy de acuerdo con la idea general, pero creo que el amor va mucho más allá de nuestra voluntad. El amor se centra en la persona de Dios y nosotros tenemos el gran privilegio de participar y demostrar el amor divino.

  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    “Al mundo paz nació Jesús” es el inicio de un popular villancico navideño que resume magistralmente esta temporada de fiesta por la llegada del Hijo de Dios entre nosotros. La navidad celebra el cumplimiento de la promesa de la venida del Príncipe de paz (Is. 9:6). La segunda persona de la trinidad se hizo hombre y habitó entre nosotros para después darnos vida a través de su sacrificio expiatorio en la cruz. Por lo tanto, la navidad es un acontecimiento digno de celebrarse.

  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    “Bueno, pero Dios sigue estando en su trono” es una frase que he escuchado bastante veces en los últimos días. Los que la pronuncian generalmente lo hacen con un tono de resignación al ver que las cosas no se han dado como inicialmente esperaban. Me da la impresión que recuerdan que Dios está en control de las circunstancias solamente como un premio de consolación al ver que su candidato perdió las elecciones o enfrentan otras decepciones en la vida. Tristemente en estos casos, estas personas se olvidan que nuestro Dios siempre es victorioso, siempre está en control y que nada ni nadie obstruye su soberanía sobre todo. Dios no debería ser el premio de consolación de los perdedores sino el premio mayor de todos los días sin importar lo que esté sucediendo a nuestro alrededor.

  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    El Espíritu Santo es esencial para la vida y enseñanza cristiana. De hecho, no creo exagerar al afirmar que sin la ayuda y poder del Espíritu Santo todos nuestros esfuerzos tanto para agradar a Dios como para enseñar a otros a hacerlo carecen de sentido y, por lo tanto, los resultados son insignificantes. Desgraciadamente, en muchas ocasiones el Espíritu Santo es olvidado, minimizado o incluso relevado a solamente una teoría teológica que creemos porque se encuentra en la Biblia, pero que no tiene ninguna relevancia en nuestra vida diaria. De hecho, llegué a escuchar a un profesor de un seminario afirmar que muchos cristianos de forma práctica creen que la santa trinidad está compuesta por el Padre, el Hijo y las Santas Escrituras. De esta manera, la presencia del Espíritu Santo es totalmente olvidada.

  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    He tenido el privilegio de ser profesor por más de veinte años. A los diecinueve años empecé a enseñar español y otras materias en una secundaria publica en Guadalajara, México. Esta aventura que empezó como un simple trabajo se ha convertido en mi vocación y he tenido la oportunidad de enseñar en varios países, instituciones y niveles académicos que van de la secundaria hasta el doctorado. La tarea de un profesor es ardua y siempre hay muchas cosas que aprender. De hecho, actualmente enseño en un programa doctoral que se enfoca principalmente en la tarea educativa y en los procesos de enseñanza-aprendizaje en diferentes contextos cristianos.

  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    “El que espera, desespera” dice un refrán popular. Esperar algo no es satisfactorio para nadie y en ocasiones las salas de espera en oficinas y consultorios se convierten en salas de tortura para muchos que, como yo, son impacientes y perciben el tiempo de espera como un tiempo perdido. Esta creencia común puede percibir a la esperanza como algo negativo y algo no muy deseado.

  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    Formal education at educational institutions has become in many ways the most popular understood form of education that in general we have the tendency to equate our ability to learn with our GPA or success at school. In this way, if adults earned good grades at educational institutions, it is assumed they “know” how to learn because they were good students. For this reason, this kind of people perceive favorably words like “Bible study” or “Sunday school” and usually they like to be involved in them.

  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    These days have been filled with contrasts for me. In a way, we all face these contrasts, but when they are too close to each other, the tensions they produce literally move us from joy to tears. One the one hand, my baby daughter is now two-months-old. My wife and I celebrate the joy of her life and are thankful for the Lord’s blessing upon us. We are tired and somewhat sleep deprived, but her smile brings joy to our existence and reminds us about the goodness of life. On the other hand, however, it was the second anniversary of my dad’s passing and I find myself missing him more every day. Dead is as real as life and both bring deep emotions that flow from the core of our beings. Why can we be so happy and so sad at the same time?

  • The Good Book Blog

    Octavio Esqueda — 

    Several years ago I had a Latin professor who made us memorize a phrase that it has been in my mind ever since. The Latin expression is “magister meus doctus est” and means “my professor is instructed or wise.” Obviously, my Latin professor was teasing when he made us memorize that phrase, but in reality, those words describe an important and profound truth. Everybody expects that professors are wise enough to guide their students. It has been commonly assumed that only those who know more can lead others in the right path because we know that nobody can give something without first possessing it. I have been a teacher in different countries and settings for twenty years now and I can testify about the accuracy of this general perception.